2.7.16

Los pacientes con insuficiencia renal del General de Valencia son valorados en una sola visita para la realización de una fístula arteriovenosa

Los servicios de Nefrología y Cirugía Vascular del Hospital General Universitario de Valencia han puesto en marcha una consulta monográfica conjunta para la creación y seguimiento del acceso vascular para hemodiálisis. Esta consulta conjunta representa el principio de un proceso para el paciente con enfermedad renal en fase avanzada ya que la programación de un acceso vascular adecuado, como es la fístula arteriovenosa (FAV) aumenta la supervivencia frente al catéter central, una vez se inicia tratamiento sustitutivo renal mediante hemodiálisis.

 "En una sola consulta al paciente se le realiza una ecografía doppler para disponer de un mapeo arterial y venoso con el que valorar si es apto para la realización de una FAV, decidir el lugar idóneo, priorizar su lugar en la lista de intervenciones, según lo avanzado de su enfermedad renal, y evitar la colocación de un catéter central. En esa misma visita el paciente tras firmar el consentimiento informado es incluido en la lista", ha explicado la nefróloga del Hospital General de Valencia Ana Vilar.

 Antes, los pacientes eran citados en el servicio de Cirugía Vascular por un lado y en Nefrología por otro, de manera que la valoración y la realización del mejor acceso vascular para recibir el tratamiento de diálisis inevitablemente se prolongaba más en el tiempo.

 "Además, la toma de decisiones conjuntas por dos especialidades diferentes sobre un mismo proceso, siempre resulta beneficioso para el paciente y esto es lo que ofrece también esta consulta", ha añadido Juan Villaro, nefrólogo del mismo hospital.

Más de 100 pacientes se han beneficiado de la puesta en marcha de esta consulta monográfica con un total de 330 visitas y casi 100 fístulas realizadas con éxito, desde junio de 2015. El cirujano vascular Ignacio Blanes y los nefrólogos Ana Vilar y Juan Villaro son los responsables de esta inciativa.

 Cabe destacar la estrecha colaboración con el Servicio de Radiología Intervencionista y el papel fundamental de enfermería nefrológica para el cuidado de la fístula. 

 Ventajas para los pacientes 

 La creación de un programa multidisciplinar para el proceso de creación y seguimiento de la FAV favorece el dinamismo y la rapidez en la toma de decisiones, de manera que se evitan visitas a los pacientes. 

 Por otro lado, la puesta en marcha de esta consulta mejora la correlación entre el mapeo prequirúrgico y la realización de la fístula. Además, "el porcentaje de pacientes que inician hemodiálisis con FAV, desde que existe esta consulta, ha mejorado respecto a años previos", ha señalado Ignacio Blanes, responsable del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital General.

Asimismo, "la utilización de la ecografía en la práctica habitual diaria del nefrólogo es una herramienta muy útil para la prevención de complicaciones en el acceso vascular", ha afirmado el jefe de servicio de Nefrología Antonio Galán. 

 ¿Qué es la fístula arteriovenosa?

 En el tratamiento de la insuficiencia renal en fase terminal, una de las opciones es la hemodiálisis como tratamiento sustitutivo de los riñones no funcionantes. Para ello, es necesario realizar un acceso vascular en el paciente desde el cual se le conectará con el dializador que realizará la función de los riñones. La opción prioritaria es la fistula arteriovenosa, pero en situaciones de urgencia o cuando el paciente no tiene buenas venas o arterias se realiza hemodiálisis mediante catéter central.

 La fístula arteriovenosa es la unión quirúrgica de una arteria y una vena del paciente que se realiza generalmente en el brazo no dominante .A través de la fístula se realiza el tratamiento dialítico.

Comunicación gva.es

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.