13.8.16

Vuelven a manifestarse en Castellón por el derecho a vivir del nasciturus

Toda vida humana debe ser protegida, y cuanto más indefensa más prioritaria, también la vida que es fruto de la injusticia. Cuando aparece el fenómeno sorprendente de un nuevo ser humano, cualquier otra circunstancia pasa a segundo lugar, y hoy no es discutible que la vida comienza en la fecundación. Hacer concesiones frente a esta evidencia nos coloca en la senda que conduce a la barbarie de la eugenesia y a hacer de la persona un simple objeto manipulable.
 Esta defensa exige inexorablemente la lucha contra la cultura materialista, hedonista e individualista; una cultura contra la solidaridad. Sin esta lucha se pone de manifiesto la hipocresía que supone defender solo un tramo de la vida, para dejar en la más absoluta indefensión a la madre, principal víctima junto a su hijo de esta barbarie del aborto. Hay que rechazar radicalmente cualquier concertación con una política que provoque hambre, abortos, guerras, explotación, las migraciones forzadas, etc. Esto sólo es posible desde una acción política auténticamente solidaria en razón de la Justicia con los más débiles y empobrecidos. Tenemos que trabajar para hacer que el vientre de la madre sea lo que debe ser: el lugar más seguro y protegido. Y que la sociedad entera lo sea también, antes y después de nacer.

 Por eso, el pasado viernes 29 de julio, a pesar de estar “en familia”, del hastío y del estío, la llama de los velones encendidos fue una vez más denuncia, recuerdo y ofrenda por las vidas que otros apagan alevosamente.

Comunicación Castellón por la Vida

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.