24.4.17

EL USO DEL VALENCIANO SE IMPONDRÁ TAMBIÉN EN EL ÁMBITO PRIVADO

• La imposición del valenciano afectará tanto a la Administración Pública como al sector privado. 

• Marzà crea una Oficina de Derechos Lingüísticos para vigilar, denunciar y sancionar a aquellos que no se comuniquen exclusivamente en valenciano.

• Niños, jóvenes y adultos, nadie se libra de la imposición del valenciano en la Comunidad.

 La nueva actuación en pro del adoctrinamiento catalanista que se está llevando a cabo desde la Generalitat Valenciana supone la creación de comisarios lingüísticos que van a poder, tanto en el ámbito público como en el privado, decidir en qué idioma hablamos y cómo hablamos. Este hecho afectará a toda la sociedad valenciana, en sus relaciones sociales, comerciales y familiares, y, mediante el cual, se pretende imponer la corriente del independentismo catalán en la propia Comunidad Valenciana.

 "Lo más triste de todo este asunto es que los segorbinos y vecinos del Palancia seremos victimas del proceso porque los gobiernos municipales que simpatizan con el de la Generalitat presentan una total rendición hacia los líderes de su partido, sin tener en cuenta los intereses y derechos como ciudadanos de zonas castellanohablantes (...)", apuntó la concejal popular Estefanía Sales.

 La llegada del gobierno de la izquierda a la Generalitat Valenciana no ha hecho más que segregar, imponer y tomar como lengua exclusiva el valenciano, en una comunidad donde coexisten dos lengua, castellano y valenciano, y ambas son oficiales. PSOE y Compromís, esos que iban como abanderados de la libertad, esos que venían a rescatar personas, esos que garantizaban la igualdad para todos los ciudadanos están incumpliendo totalmente las palabras y se limitan a crear ciudadanos de segunda y de primera clase, persiguiendo y señalando a aquellos que NO piensan como ellos.

 Primero, la discriminación hacia los escolares de zonas castellanohablantes, que durante el próximo académico se verán vetados de enseñanzas en inglés y no obtendrán titulación acreditativa en esa lengua extranjera, sólo por elegir educarse en castellano. Después, la discriminación hacia los miembros de la comunidad educativa, ya que sólo los que eduquen y utilicen exclusivamente el valenciano en sus enseñanzas se verán incentivados con primas y subvenciones para sus centros educativos. Sin olvidarnos de las familias y el personal-trabajador de los centros públicos- administrativos, conserjes, secretarios o personal de la limpieza, entre otros- los cuales única y exclusivamente podrán dirigirse a los demás y emplear como lengua comunicativa el valenciano.

 Pero, esta imposición catalanista, impulsada por el conseller de Compromís Marzà y abalada por el presidente socialista Ximo Puig, trasciende los límites de adoctrinamiento ideológico. Ahora, se pretende vigilar que se hable y se use el valenciano, de forma exclusiva, no sólo en la Administración local y sus entes dependientes, en la Administración del Estado y organismos vinculados a ella en la Comunidad, tal es el caso de la Seguridad Social o los cuerpos policiales, sino en sujetos de carácter privado.

Con la creación de la Oficina Lingüística de la Generalitat se podrá denunciar y adoptar medidas sancionadoras para corregir a personas particulares y sus actuaciones en el ámbito privado para conseguir una tipificación de conductas y garantizar, de ese modo, el alienamiento de pensamiento social entre los valencianos. Según denuncio la diputada popular María José Ferrer San-Segundo "quiere controlar hasta qué idioma hablamos en la intimidad y no sólo cuál, sino cómo lo hablamos, y nos castigará si no es 'botánicamente' correcto. Es un estado de inmersión vigilada".

 Grupo Municipal Popular de Segorbe

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.