13.4.17

The Inquisition has returned

Luis Cisneros
Sí, queridos lectores, no se crean que han entrado en una de las puertas de la serie televisiva El Ministerio del Tiempo, ni mucho menos, en pleno Siglo XXI, la Institución creada por Tomás de Torquemada, ha regresado con fuerza a esta Región española.

Lo que pasa es que le han cambiado el nombre ya que, para sus nuevos impulsores, seguir manteniendo el nombre que tuvo en siglos pasados significa descubrir sus aviesas intenciones y que no son otras que cargarse el español y, de paso el valenciano.

 Empecemos con el decreto del plurilingüismo (falaz nombre para una maquiavélica acción), ya que es el principio del fin para el idioma español y, de paso, una puñalada trapera para el valenciano. De momento, sólo VOX ha sido capaz de plantarle cara a este hecho inquisitorio y ha presentado un recurso contencioso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

 De seguir por este camino, las huestes inquisitorias, dirigidas por el nuevo azote del idioma de Cervantes, ariete de la defensa catalanista y enemigo de la libertad de elección de los padres sobre la educación de sus hijos, Marzá, conseguirán que el nivel de español en nuestras tierras sea, en el mejor de los casos, similar al que existe en Uzbekistán.

 Y para conseguir sus fines, no van a dudar en usar todo el arsenal disuasorio y mediático que disponen. Por si fuera poco todo esto, su colaborador necesario, el Partido Socialista Valenciano y el resto de partidos, PP incluido, o aplaudiendo hasta con las orejas o mirando para otro lado, con el fin de seguir subidos en el cuerno de la abundancia.

 Como muestra de lo que nos espera, tomemos como ejemplo lo que le ha ocurrido a una enfermera del Centro de Salud de Villanueva de Castellón (actualmente Castelló de la Ribera).

 Dicha profesional de la salud, le comentó a una paciente, que se dirigió a ella en valenciano, que no la entendía y que se expresara en español. Ahí se organizó la de Troya y esta paciente denunció a la enfermera por el acto de lesa humanidad que había cometido.

 Este oprobioso hecho ha llegado incluso al Parlamento Valenciano. Por supuesto, no podía ser de otra manera que de manos de la entidad catalanista Plataforma por la Lengua, haciendo de esto un caso que podría ser digno de llevarse al Tribunal de La Haya.

Bien, pues la decisión de la Consejería de Sanidad, la Generalidad y la dirección del Departamento de Salud Játiva-Onteniente, ha sido ejemplarizante y disuasoria para que no se produzcan más hechos de esta naturaleza: Aplicar una sanción discip0linaria a la trabajadora y la imposición de que la aspirante a delincuente, se someta a un cursillo intensivo de valenciano (acabará siendo catalán).

 Ellos aducen que la citada empleada hizo algún ‘prejuicio lingüístico de odio al valenciano’. Claro no lo sustentan con ninguna prueba más que los comentarios del usuario del servicio. Cabe esperar que cuando este paciente esté de vacaciones en San Sebastián, por ejemplo, y la enfermera le hablé en vascuence, procederá de la misma forma o, para demostrar su multiculturalismo, le hablará en su idioma local.

 Mienten como bellacos al manifestar que la enfermera no quiso atenderlo y eso nunca ocurrió ya que, de haber sido así, el propio Colegio de Enfermería hubiera actuado de oficio, lo que demuestra que son ellos los que propician actitudes que fomentan el odio.

 Lo curioso es que ellos aducen que, según marca la Ley Autonómica, ‘los ciudadanos tienen el derecho a conocer y usar el valenciano’ pero no existe la obligación y, por si no lo saben, de momento, el español sigue siendo idioma oficial en España.

Pero claro, que puedes esperar de una casta o trama política que entiende que la libertad significa hacer sólo lo que ellos quieren. Y aquí sí que hay pruebas. Este miércoles, en la tertulia radiofónica dirigida por Chimo Tirado de Castellón Información, el Sr. García (Concejal de Normalización Lingüística, entre otras cosas), a una pregunta de la Presidenta Provincial de Vox, Llanos Masó, sobre que pueden hacer los padres que quieran que sus hijos den más horas de español en la escuela pública, saltó con la siguiente perla democrática y solidaria ‘que vayan a la privada y se lo paguen ellos’.

 Entonces si ya no quiero que de mis impuestos se le pague un euro a los de su partido ¿Puedo hacerlo?.

 Habrán visto que el título está en inglés. A ver si demostrando que conozco algo del idioma británico, me regalan un título de inglés.

 Por cierto yo ya tengo decidida mi opción política. Apoyaré al único partido que defiende la libertad individual VOX.

 ¡¡En qué manos estamos!!

 Luís Andrés Cisneros

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.