28.5.17

El Institut Valencià de Conservació restaura la cruz cubierta de Jérica

- Catalogada como Bien de Interés Cultural, su construcción data de 1511 

Los técnicos de la Dirección General de Cultura y Patrimonio y el Institut Valencià de Conservació i Restauració (IVCR) están trabajando en la restauración de la cruz cubierta de Jérica.

 Las obras de rehabilitación de esta cruz, catalogada como de interés cultural, se iniciaron el pasado mes de diciembre. Su construcción data de 1511, cuando Lope Arecho decidió costear una Cruz de Peirón. Al principio, sólo existía esta, pero, en 1550, se construyó un templete arquitectónico formado por cuatro pilares estribados, fabricados en sillares, y arcos ojivales, que sustentan un tejado a cuatro vertientes. En el interior, una bóveda nervada decorada con pinturas murales de motivos geométricos, que seguramente responden a la reforma que sufrió la cruz en el siglo XVIII.

 Tras la intervención arquitectónica, en la que se han solucionado todos los problemas estructurales que presentaba el monumento, se ha procedido a la intervención de las pinturas decorativas, que están realizadas al temple. Estas se encontraban muy deterioradas por el paso del tiempo y los efectos de encontrarse expuestas a la intemperie, especialmente a la acción del viento, la condensación, los cambios de temperatura y humedad del día a la noche, y los cambios estacionales.

 Además de estos agentes de deterioro, existen otros que tienen que ver con la estructura del monumento, como el desplazamiento que han sufrido los pilares y el deterioro en la cubierta. Éstos han provocado grietas de gran entidad, que han causado, a su vez, pérdidas de la capa pictórica y preparación. Los daños de la cubierta han causado filtraciones de agua que han dado lugar a cristalización de sales con la consiguiente alteración de las pinturas.

 La primera actuación ha sido la consolidación de todas las grietas, zonas abolsadas y con peligro de desprendimiento, mediante inyección de mortero libre de sales, en unos casos, y mortero de cal y arena, en otros. Una vez finalizada la fase de consolidación, se ha realizado la limpieza de la capa pictórica mediante métodos mecánicos y químicos.

 Actualmente se está trabajando en el estucado y reintegración cromática de las zonas que han sufrido pérdidas de capa pictórica o de preparación, para facilitar la lectura del conjunto, si bien, por el alto grado de degradación de estas, se ha optado por un criterio arqueológico, que no altere, ni falsee los restos de pintura conservados.

Comunicación GVA

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.