28.5.17

«No era un centro de menores, era mi casa»

Violeta Donate
Cinco años estuvo Violeta Donate entre los muros de Nuestra Señora de la Resurreción de Segorbe, en la instalaciones pintadas como «de Charles Dickens», junto al destartalado centro de Monteolivete, por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. En el centro de menores de las Hermanas Terciarias Violeta se sintió «persona, después de llegar como un despojo, como alguien desamparado de la sociedad». Allí acompañó a otras chicas a comprar comida a Mercadona, la comida que desde la Conselleria de Igualdad se tacha de caducada. Allí vestía ropa de abrigo y residía «con la calefacción encendida», en las mismas instalaciones en las que la vicepresidenta Mónica Oltra ha hablado de «duchas frías a la internas» («¡Si el agua salía siempre ardiendo!», se queja la joven). Allí fue respetada sus convicciones ideológicas. «No creo en Dios y en ningún momento me obligaron a ir a misa». Las hoy clausuradas instalaciones de Segorbe para Violeta eran mucho más que un inhóspito orfanato. «Para mí aquello no era un centro de menores, para mí era mi casa». 

  Leer mas...

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.