15.11.17

NACIONALISMO, REFORMA ELECTORAL Y EDUCATIVA, por manuel martín sánchez

Manuel Martín Sánchez
El Nacionalismo, a lo largo de la historia y, especialmente en España y Europa, se ha comportado de manera sectaria y egoísta. No olvidemos que, por definición, el Nacionalismo es excluyente y expansionista.

Remontándonos unos años atrás, parte de culpa tuvo ya en el estallido de la Primera Guerra Mundial, en este caso ampliado, exaltado y magnificado, bajo forma y nombre de “Imperialismo”

Pero, en el caso actual y contemporáneo, que nos ocupa y preocupa, refiriéndonos al Process Catalán, creo importante destacar que, desde el punto de vista ideológico, el nacionalismo catalán nace como reivindicación de la burguesía y clases pudientes catalanas y ha ido derivando hacia postulados de extrema izquierda, con riesgo,(afortunadamente cortado por el gobierno de Mariano Rajoy) de terminar como una asonada revolucionaria bolchevique, y, detallo los motivos:

La C.U.P. (Candidatura de Unidad Popular) es un partido de extrema izquierda, anticapitalista, antieuropeo, ecologista y feminista, que está teniendo, con sólo 10 diputados en el Parlamento Catalán y, tan sólo el 8 % de los votos en las últimas elecciones autonómicas, un protagonismo desmesurado, exagerado y no acorde con el respaldo ciudadano y, lo que es peor, convirtiéndose en algunos momentos en actor principal y peligroso, de la triste actualidad Catalana y Española. Tengamos en cuenta que los fundamentos políticos de la C.U.P. , beben del Partit Socialista D,Aliberament Nacional (PSAN) fundado en 1968 y cuyos objetivos básicos son, la implantación del Socialismo (versus dictadura del proletariado) y la Independencia.

En la C.U.P. existen un elevado número de militantes vinculados a Casals (Centros Okupas y Ateneos Libertarios Independentistas, existentes en Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana). Organizaciones de extrema izquierda, anarquistas e independentistas como Endavant, el Movimiento de Defensa de la Terra( MDT ) y, por supuesto, la saboteadora Organización Juvenil Arran.

Desde luego, analizando más profundamente y, en su conjunto el conglomerado independentista, no podemos negar que “Spain is Diferent” y, en este sentido, Cataluña  destaca en negativo. Sin exagerar, en estos momentos, nos encontramos ante una situación de extrema gravedad, subrrealista y escandalosa y me refiero a que LA RELACIÓN DEL MOVIMIENTO INDEPENDENTISTA CON EL TERRORISMO ES CLARÍSIMA Y MUY CONTRASTADA.

Las recientes huelgas políticas convocadas el 3 de octubre y el 8 de noviembre, camufladas como reivindicaciones laborales, están organizadas y dirigidas por Carles Sastre, líder de Intersindical CSC, terrorista, asesino, antiguo miembro de EPOCA (Ejército Popular Catalá) y fundador de Terra Lliure. Situación incomprensible en cualquier otro país europeo.

Este “angelito” fue condenado a 48 años de prisión (sólo cumplió 11) por la Audiencia Nacional, por asesinar, en 1977, al empresario catalán José María Bultó, de una forma especialmente cruel. Carles Sastre y otro terrorista más, a punta de pistola, sacaron al empresario de su casa, cuando estaba comiendo con su familia y le adosaron una bomba en la axila, exigiéndole 500 millones de pesetas para financiar sus actividades terroristas. Al cabo de unas horas, José María Bultó estalló en mil pedazos. Fue tristemente la primera vez que se adosaba una bomba al cuerpo de un ejecutado en España.

Pero esto no termina aquí, el mismo Carles Sastre, un año más tarde, en 1978, asesinó también al exalcalde de Barcelona Joaquín Viola y a su mujer.

Recientemente la televisión Catalana TV3 entrevistó al asesino Carles Sastre, tratándolo de héroe del independentismo.

Por todo ello, no es desde luego casualidad que el abogado del prófugo Carles Puigdemond, Paul Bekaert, sea especialista en defender a Etarras para evitar su extradición a España, dedicándose a ello durante más de treinta años y afirme que la Audiencia Nacional es un tribunal de excepción y una herencia del Franquismo.

Personalmente, estoy convencido de que es imposible terminar a corto plazo con el nacionalismo. Soy de los que piensan que es necesario aprender a convivir con él pero, a la vez, es necesario combatirlo activamente para, poco a poco, con mucho tesón y paciencia, a largo plazo, reducir su influencia y presencia en la sociedad, hasta hacerlo insignificante.

 Creo necesario, un gran pacto nacional, con el mayor consenso posible y como mínimo entre el PP y el PSOE, para modificar la Ley Electoral y la de Educación.

A nivel nacional, la existencia de dos grandes formaciones políticas rivales, PP-PSOE, hace que periódicamente en nuestro país, al no alcanzar la mayoría absoluta, ambas formaciones se apoyen en los partidos nacionalistas, principalmente catalanes y vascos para poder gobernar. A cambio de este apoyo, los nacionalistas obtienen concesiones millonarias y se les otorga un destacado papel político-social a nivel nacional, que no corresponde al respaldo obtenido en las urnas.

Una posible solución a esta concreta cuestión (sin duda hay muchas más) sería establecer una “segunda vuelta electoral” al igual que ocurre en muchos países de nuestro entorno, tales como Francia, Finlandia, Portugal o Mónaco.

Es también imprescindible, a mi juicio, una reforma educativa, ampliamente consensuada, que impida que se adoctrinen a los niños en las escuelas y se les eduque en el odio hacia España y lo Español. No podemos consentir que hayan “factorías educativas” de futuros independentistas.

El Estado no puede hacer dejación de sus funciones y debe recuperar “la presencia activa” que nunca debió perder en Cataluña y El País Vasco. Es ésta la única manera de evitar que año tras año se “cocinen” generaciones de extremistas independentistas, a los que se les enseña una historia deformada e inventada y se les inculca el odio a España. Estoy plenamente convencido de que esto se puede hacer sin quitar competencias a las Comunidades Autónomas. La Alta Inspección Educativa y la obligatoriedad de contenidos en libros de texto iguales en toda España son, a mi juicio, los aspectos en los que se debería trabajar de manera muy activa y constante, para solucionar este grave problema.

El Nacionalismo ha tenido en estos últimos años, un crecimiento exponencial debido a que, entre otros motivos, el Estado Español ha hecho dejación de sus funciones y, sencillamente, no lo ha combatido.

En estos días cobra especial actualidad, la frase célebre de Otto Von Bismarck (considerado fundador del Estado Alemán Moderno) quien afirma que España es una nación tan fuerte que lleva siglos tratando de autodestruirse y no lo consigue. Si acabaran esos intentos de autodestrucción, volvería a ser la más importante del mundo.

Hemos de acostumbrarnos a convivir con el Nacionalismo y a combatirlo activamente, todos los días, con el fin de erradicar esta terrible lacra que puede destruir el futuro de nuestros hijos y el de esta Gran Nación que es España.

Manuel Martín Sánchez
Junta Directiva Provincial
Partido Popular

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.