11.9.16

“El Capitán Trueno del siglo XXI”

Primer número de “El Capitán Trueno” (1956) El pasado día 17 de este mes de agosto, fallecía a la edad de 85 años el guionista de historietas y novelista, Víctor Mora Pujadas, creador de un personaje que marcó toda una época en el público infantil y juvenil, desde 1956 hasta 1968, ni más ni menos que El Capitán Trueno. Otro gran éxito del que también fue autor, era otro aventurero, El Jabato.

 Asimismo fue creador de otros personajes, pero ningún de ellos llegó a alcanzar la fama del Capitán Trueno. Contó, como dibujante, con Ambrós, y la colección de esos cuadernos apaisados, era propiedad de la prestigiosa Editorial Bruguera, referente en las publicaciones de éxito en idioma español.

 Tal fue la aceptación que tuvieron las aventuras del caballero medieval español que, y no deja de ser un auténtico “boom” editorial para la época, para una edición de carácter semanal, se llegaron a tiradas de 350.000 ejemplares. Todo un récord.

 Pues bien, Víctor Mora nos dejó recientemente y su desaparición ha pasado casi desapercibida para el público en general. Lo máximo ha sido algún “corto” en los medios de comunicación y pare usted de contar. Por desgracia, para nuestros periódicos, radios y televisiones, valen más cualquier “chorrada” dicha por un político que rendir un homenaje a un personaje de hondo calado.

 Su protagonista principal El Prota, como sería políticamente correcto decir hoy en día) era un caballero español, fuerte, simpático, con un noble idealismo, defensor de la justicia, la libertad y amante de su Patria, y dispuesto a luchar contra cualquiera que quisiera destruir los valores occidentales (musulmanes incluidos)

 Estaba acompañado por dos compañeros. El primero Goliath, de gran fuerza física, antiguo leñador y de buen yantar. No dudaba en emplear la fuerza para defender a sus amigos o hacer prevalecer la justicia.

 Su otro acompañante era Crispín. El personaje más joven, era el fiel escudero del Capitán Trueno y su sueño era ser armado, algún día caballero. Se convirtió en un auténtico “donjuán” con las damiselas y fue el personaje preferido de los lectores más jóvenes.

 La novia del protagonista era la cuarta protagonista de las aventuras, Se trataba de Sigrid, una belleza nórdica, reina de la isla de Thule. Acompañaba a su amado en numerosas aventuras, llegando incluso a salvar, gracias a su intervención, a sus tres acompañantes. Novia eterna de Trueno, nunca llegaron a casarse.

 Hasta aquí una resumida sinopsis de las aventuras que encandilaron a una juventud de nuestro país. Todas esas aventuras, hoy no serían políticamente correctas. La férrea censura de lo buenísimo transformaría la historia de la manera que sigue:

 Se le cambiaría el nombre. Su nuevo título sería El Laico Ecologista. No sería español, sería secesionista de los círculos. No iría montado en un caballo, ¡hasta ahí podríamos llegar! Iría andando o en bicicleta. No defendería a su país de los invasores, fundaría una ONG llamada Come in Refugees. Prohibiría el idioma español y sólo se expresaría en lenguas vernáculas. No obstante, seguiría pidiendo dinero al estado Español. Y, finalmente, su opción sexual sería la bisexualidad.

 Goliath, cambiaría su nombre por Amanda, tras haberse sometido a una operación de cambio de sexo. Al mismo tiempo solicitaría una subvención para que le pagaran una operación de reducción de estómago, por supuesto con cargo al erario público. Sólo usaría la fuerza bruta contra los fachas, o sea contra todos los que no piensen como (el-ella) y contra quien no le aplique la paridad de género.

 Crispín, no se cambiaría el nombre Al fin podrá presumir en público (¡ya era hora!) de su homosexualidad y dejará de perseguir a muchachas tal y como le obligaban hacer los derechistas corruptos. Dejaría de ser escudero y se encargaría de dar charlas en colegios sobre la necesidad de cambiar de sexo.

 Por su parte, Sigrid, dejaría tirado como una colilla al Laico Ecologista y se iría a vivir con una miembra de la CUP, para poder poner en práctica lo de las esponjas para la menstruación y la libertad de vivir en una comuna libre de fobias (excepto las referentes a la familia, la Iglesia, España, etc.).

 Semejante obra literaria, el sumum de la historieta mundial y referente mundial (o galáctico), haría las delicias de más de un político de fuste y, seguro, se vería recompensada por un maná de subvenciones, ayudas, premios y reconocimientos. Es muy posible que, la Concejalía de Igualdad de nuestro Ayuntamiento, incluyera esta colección entre las lecturas obligadas en los Centros Escolares.

 Por supuesto, para poder optar a cualquier tipo de ayuda, no debería estar escrita en español. Un idioma casposo, facha y totalfóbico que, incomprensiblemente, es hablado hoy en día por 560.000.000 de personas en todo el mundo.

 Seguro que, algún “iluminado” de cualquier partido político de nuestro país, será capaz de hacerlo. Y si ve posibilidades de “trincar”, denlo por hecho.

 Por si alguien está interesado en la colección, en 2009, Planeta de Agostini publicó la obra completa (618 volúmenes). También se puede descargar en direcciones tales como http://www.fiuxy.net/.

 No quiero acabar sin expresar mi admiración por Víctor Mora, que, con imaginación, esfuerzo y trabajo contribuyó a la formación y entretenimiento de una parte importante de los que fuimos jóvenes.

 Descanse en paz.

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.