19.1.17

Carnet de conducir a los 3 años

Luis Andrés Cisneros
Estoy esperando, con gran impaciencia que, al fin, nuestros políticos legislen para que los niños de 3 años puedan tener el carnet de conducir, y no se les prive de este derecho fundamental para el correcto desarrollo de su identidad y el adecuado bienestar de su futuro.

Cómo es posible que a los 3 años, un niño pueda decidir sobre el futuro de su sexualidad y, en cambio, se le prive del derecho a conducir un vehículo? Es absolutamente inadmisible, es más yo diría que se trata de claro caso de ‘infantifobia’ (ya tenemos otra nueva palabra dentro del diccionario políticamente correcto).

Es decir, que los niños en nuestro país a la ‘adecuada’ edad de 3, 4 o 5 años puedan decidir sobre sí quieren ser hombres, mujeres o cualquier otro sexo que se les ocurra, es deseable y beneficioso para su futuro. Además, es necesario implementar todo tipo de acciones para, desde la más tierna infancia, alentar una toma de decisión inmediata.

 Hay que decir que, al nacer, todo ser humano nace con un sexo biológico (genes XY y XX), ya que la humanidad está diseñada de manera binaria, con el fin de favorecer la reproducción y multiplicidad de la especie. Nadie nace con género (toma de conciencia y el sentirse masculino o femenino).

Dicha toma de conciencia se desarrolla con el tiempo y está expuesta, mayoritariamente a los estímulos recibidos en el entorno en que crecen, por lo que se deduce que el género podríamos definirlo como un concepto sociológico y psicológico. ¿Estamos seguros que un niño, que a los cinco años dice sentirse como una niña, no puede cambiar de opinión a los nueve años?

Nos encontramos inmersos en una fiebre demoledora, cuyo objetivo, casi kafkiano, es imposible de discernir, aunque todo ello parece llevar a un sutil camino, tendente a fulminar los valores que la cultura occidental ha venido cultivando durante varios siglos.

Todo esto viene a cuento por los anuncios, colocados en paradas de autobuses de ciudades como Bilbao, San Sebastián o Pamplona, en los que se pueden ver dibujos de dos niños desnudos y dos niñas, también desnudas, con el siguiente texto: ‘Hay niñas con pene y niños con vulva’.

Al parecer, esta campaña ha sido financiada por un donante anónimo que reside en Nueva York. Ahora viene la pregunta, ¿si se lanza a financiar esta campaña tan corriente y normal, como es posible que quiera preservar su anonimato? La respuesta está en el viento.

Pero que se le va a hacer. Ahora estamos en tiempos convulsos y dirigidos y manipulados por la cultura de lo ‘políticamente correcto’. Tengamos en cuenta que, la sociedad, y sobre todo en nuestro país, se mueve a impulsos de moda y a los dictados de los grupos de presión.

Recordemos que, en la década de los 60 y 70, todo español conocía y veía por la televisión los combates de boxeo de Urtain, Pedro Carrasco, José Legrá y otros más. Dejaron de retransmitirse sus veladas y de aparecer en prensa y ahora nadie, absolutamente nadie, es capaz de decir ni el nombre del campeón de España de cualquier categoría del pasado año.

Otro tanto pasaría con cualquier cosa que queremos ensalzar o marginar. Ya se sabe el dicho “lo que no sale en la tele no existe”. Con este tipo de adoctrinamiento, lo que se va a conseguir es que, a fuerza de propaganda y aleccionamiento continuo, introduzcamos en las mentes de nuestros niños semejantes confusiones de difícil pronóstico.

¿De verdad estamos convencidos que niños de esas edades tienen plenamente asumida su orientación sexual? ¿Podemos estar plenamente seguros de que no podrán cambiar de opinión más adelante? ¿Cómo progenitores, no tenemos ninguna duda sobre lo que piensa una criatura de cuatro años?

 Entonces por qué no darles el permiso de conducir, dejarles salir por la noche, ponerlos a trabajar y, lo más importante, ¿por qué no pueden votar? Sería interesante darles el derecho al voto, así los partidos tendrían un amplio campo de adeptos a manipular y, de paso, siempre habría quien propondría una paga semanal para ‘chuches y caprichos’.

Yo sí que estoy orgulloso de ser español. ¡Viva España!

Fdo: Luis Andrés Cisneros

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.