4.11.16

PROCESIÓN VIRGEN DE GRACIA AL CEMENTERIO MUNICIPAL. FESTIVIDAD TODOS LOS SANTOS

El pasado martes, fiesta de Todos Los Santos, se celebró por parte de la Cofradía de la Virgen de Gracia junto a la población de la Villa de Altura, una procesión al cementerio municipal junto a la Virgen de Gracia, la cual presidió la Eucaristía en campo santo. Estos actos, enmarcados en la celebración del Año Mariano Virgen de Gracia, pasarán a la historia, ya que ha sido la primera vez que la Virgen de Gracia ha visitado el cementerio municipal de la Villa de Altura en quinientos años de historia. Así pues, las calles y fachadas de la población se dispusieron para la ocasión, decoradas con mucho esmero y dejando unas calles decoradas para la historia con mantones, fotografías, mantones, flores, plantas…


Desde la Cofradía de la Virgen de gracia “queremos dar las gracias a cuantas personas han puesto su granito de arena para que el acto de hoy saliera perfecto, así como a todos los participantes que hacéis tanto por el amor a Nuestra Madre. Ha sido un día precioso lleno de gestos, emociones y que ha quedado patente el amor fiel del pueblo de Altura hacia La Morena”

Así pues, a las diez de la mañana fue cuando las campanas anunciaron el inicio de la procesión, la cual hizo diferentes paradas para realizar los responsos correspondientes así como para que el sacerdote, Juan Manuel Gallent, hiciera entrega de la comunión a las personas que la salud les impide comulgar por sus propios medios.

Fue a partir de la cooperativa Sagrado Corazón de Jesús cuando todo el pueblo que quiso llevó a hombros a su patrona hacia el camino del cementerio municipal y, tras su llegada a campo santo, La Virgen de Gracia presidió la Eucaristía oficiada por el prior de la Cofradía y Cura-Párroco de la localidad, Juan Manuel Gallent, quien realizó una homilía cargada de sentimientos entretejiendo un discurso entre los difuntos alturanos y la Virgen de Gracia, como patrona y protectora de la población y sus vecinos.

Una vez acabada la Eucaristía, regresó la procesión la cual estuvo cargada de simbolismos ya que la Virgen de Gracia pasó por la casa en la que Ella misma estuvo escondida durante la Guerra Civil y, posteriormente, también se hizo otra parada en la iglesia primitiva dónde se le construyó su primer camarín. Además la Virgen de Gracia vistió un manto, cosido por el grupo de ajuar de la Cofradía, cuya tela es una réplica del escapulario con el que la Virgen entró a la población desde la ermita de La Purísima en el año mil novecientos cuarenta.

Finalmente la Virgen de Gracia volvió a su templo, la parroquia de San Miguel Arcángel, y tras las declaraciones de asombro del cura-párroco respecto a la entrega de los vecinos fue despedido el acto con los fieles entonando el himno de la Morena alturana.

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.