22.4.17

OPINIÓN: "Sólo tienen fobias los contrarios a mí..."

Luis Andrés Cisneros
Fobia es un término que proviene del griego y su aplicación está vinculada al miedo. Para estar en presencia de un cuadro fóbico, según se desprende de su definición, se tiene que registrar un temor irracional compulsivo o bien experimentar una aversión obsesiva, ya sea hacia un objeto, una situación, un insecto o una persona, entre otros.

 Pues nada, se ha puesto de moda y, ante el secuestro del lenguaje que han perpetrado los ‘gurús’ de la corrección política, todo el que no piensa igual que ellos, es un fóbico.

 Claro, ahora sólo hay individuos LGTBfóbos., curiosamente se han suprimido de un plumazo los heterófobos. No existen. O sea que toda la humanidad adora a los heterosexuales.

 Todos los hombres tienen fobia a las mujeres, hasta el extremo de ser perseguidos, por el sólo hecho de ser hombre y haberse visto privado del principio básico de la justicia cómo es la ‘presunción de inocencia’. Un nuevo dogma de lo políticamente correcto.

Un ejemplo, esta misma semana, un mujer, ha apuñalado hasta la muerte a su compañera sentimental en Barcelona. Esta noticia ha sido convenientemente escondida ante la opinión pública. Quizás por el hecho de no poder etiquetarla de violencia machista. No se han visto a políticos guardando minutos de silencio (delante, claro está, de los objetivos de la prensa), ni haciendo declaraciones apocalípticas sobre la violencia.

 Hay muchos más ejemplos sobre cómo apoderarse del lenguaje y tergiversarlo. La Organización Hazte Oír, sacó el famoso autobús sobre las vulvas y los penes, y se lanzó una furibunda campaña, señalando que ‘promovía el odio’ hacia ¿los transexuales?, como si los mismos carecieran de atributos sexuales.

Posteriormente, los amigos de Maduro, lanzan un autobús a las calles, con las imágenes de expresidentes, políticos y empresarios, acusándoles de pertenecer a lo que ellos llaman la trama que arruina a los españoles. Bueno, pues eso no es fomentar el odio, es demostrar cómo aquí prima la ‘libertad de expresión’, pero sólo para los míos. Los otros son todofóbos.

 Está permitido, fomentado y hasta bien visto, hacer uso de la libertad de expresión para vilipendiar, insultar o mofarse de las creencias religiosas católicas y/o cristianas. Tomemos como ejemplo último, el cristianófobo juego del Tetris, que la vicealcaldesa de Castellón, colgó en las redes sociales, haciendo gala de su cortísima altura de miras.

 La gracia está en que, nada más concederle al Ayuntamiento un galardón por su respeto a las religiones (esto nos da una idea de los méritos que se miden para conceder un premio), se le ocurre hacer un ‘gracia’ de este calibre. Seguro que estaría mucho más comedida si se tratara de la religión islámica y hasta llevaría con orgullo incluso un burka.También resulta muy fácil, y cada día más, atacar la lengua española, ¿no es así Sr. García? Al fin y al cabo, seguro que dentro de su submundo paralelo, considerará a los que lo hablan como catalanófobos y enemigos de las libertades. El único problema es que no se atreven a prohibirlo del todo, no sea cosa que se corte el grifo de la financiación. Le puedo tranquilizar, con el Gobierno actual, no tenga usted miedo, contra más hispanófobo sea, seguramente recibirá más prebendas.

 Resulta que tras haber sufrido, durante varios años, el terrorismo de ETA, nos damos cuenta que los asesinos consiguen sus objetivos principales y que su odio a España les ha permitido cachondearse de todos aquellos que sacrificaron su vida para que los habitantes de este país tuviéramos un futuro en paz.

 Al final, nuestros políticos los han vendido por seguir subidos en las poltronas correspondientes. Y todos los partidos que yo sepa, salvo VOX, han mostrado su satisfacción y orgullo, demostrando una total ‘victimofobia’ hacia las familias de los que murieron por España.

 En la actualidad, lo ‘políticamente correcto’ y bien visto por los profesionales del chollo es la desaparición de España y de los valores que han sido santo y seña de nuestra historia. Sólo pretenden la eclosión de un país en minifundios, con el único objetivo de seguir manteniendo las ubres en la boca. Hay que seguir mamando, hasta que no quede nada más que llevarse a la boca.

 No sé si, aquellos que diseñaron nuestra Constitución, alcanzaron a imaginar hacia donde nos conduciría el Estado de la Autonomías. De aquellos vientos vienen estas tempestades.

 No es de extrañar que el senador de Compromiso, el Sr. Mulet haya llegado a plantear al Gobierno si tienen preparado algún protocolo en caso de ataque zombi. Cuando se vea a sí mismo y a una gran mayoría de compañeros de bancada le parecerá que está viendo una película de zombis, pero de clase B.

El lenguaje es un trapo en manos de los iluminados de nuestras instituciones. Todo el que no piensa como yo es un xxxxfobo y fomenta el odio. Sólo los míos tienen razón y están en posesión de la verdad. Cómo dijo en su día el Conde de Romanones: ‘Joder qué tropa’

 ¡¡En qué manos estamos!!

 Luís Andrés Cisneros

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.