17.9.16

No ganan, participan, son felices, Triatlón Alto Palancia

Un fin de semana intenso y emotivo para todo el club triatlón Alto Palancia. Alejados de grandes campeonatos de España, de luchar por aguantar en los primeros puestos por clubes y luchando por arañar un minuto al crono este fin de semana las mujeres del club han dado una gran lección de por qué hacemos deporte, de por que existe un club llamado triatlón Alto Palancia y por que el deporte en general y el triatlón en particular nos hace tan felices.

En primer lugar en su estancia en el reino unido Raquel Muñoz ha vuelto a meterse en el mono de triatlón en el triatlón de la mujer de Leeds, en el centro de Ínglaterra. Esta experimentada triatleta ha pasado muchos años sin competir debido a sus lesiones tras años en la alta competición donde consiguió grandes resultados a nivel nacional, la buena noticia es que vuelva a estar en forma y haya decidido volver a competir, no se conformó en acabar la prueba, consiguió salir primera del agua y acabar en el segundo puesto al cruzar la meta. Seguro nos tiene reservados grande alegrías en un futuro muy cercano.


Ya en casa un grupo de mujeres se desplazó a valencia a correr el triatlón de la mujer de valencia, entre ellas Clara Aznar y Miriam Montes, que desde que ya hace años dejaran la categoría de cadetes tampoco habían vuelto a competir, y este año, ya por fin de nuevo probaron los nervios, la estrategia y la alegría de volver a tomar la salida en un triatlón.

Por último dejamos la competidora mas importante del fin de semana, Isabel Sanchez hizo su primer triatlón, algo sencillo a priori, siempre hay un principio se puede pensar, pero Isabel ha cumplido el sueño de competir en un triatlón a sus






73 años, este fin de semana ha enseñando a mucha gente que querer es poder y que si tienes la ilusión y la constancia todo es posible y solo fracasan los cobardes. A esta gran veterana triatleta novicia le acompañó su hija Coral y Carmen. Coral que ya nos ha dado buenas alegrías no podía ocultar en su rostro una alegría especial al cruzar la meta con su mamá.

En definitiva un gran fin de semana triatlético donde ha primado el deporte en estado puro, la capacidad de sacrificio, la constancia y la alegría que supone cruzar la meta después de todo lo anterior. Seguro estas mujeres servirán de ejemplo a muchos para decir emprender esas metas que todos guardamos demasiado tiempo en secreto.

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.