27.3.17

Artículo de opinión: EL ALCALDE QUE QUERÍA SER REINA

En pleno auge del debate por la identidad de género, sobre niños que pueden elegir si ser caballeros o princesas encontramos otros sueños maduros frustrados.

 Mientras en la Plana no paran de sonar las bandas de música, las tracas y el asombro de niños y mayores al ver las gaiatas, en la capital del Alto Palancia existe un silencio ensordecedor por una ausencia muy destacada en unas fiestas del Pregó de la Magdalena.

Cuando asistí como invitado al día de la Provincia que se celebraba en la Diputación, la mañana del 18 de marzo, no esperaba sino encontrarme a los más destacados representantes de la provincia: diputados y alcaldes de nuestro territorio, que con su presencia reafirman la labor que este ente supramunicipal hace especialmente en el interior y loaban la labor que los premiados han hecho por nuestro territorio. Presencias como la de Rafael Magdalena eran muy bien valoradas, ya que era el lugar donde debía estar representando a su municipio.

 Sin embargo, el desatino llegaría con la caída del sol, si bien las reinas y las cortes de un total 44 municipios hicieron su tradicional desfile en la Cabalgata del Pregón de Castellón de la Plana, había una ausencia destacada, pues uno de los municipios más importantes a nivel histórico no participó con su corte, la Reina de Segorbe se ausentó de un acontecimiento que resulta muy importante en la vida de muchas reinas de las localidades de la provincia.

Pero heme aquí en mi sorpresa que no faltaron las fotografías traicioneras en las que encontramos al primer edil de Segorbe participando del Pregón desde la tribuna de invitados. Ya fue una falta reprochable a los concejales de Castellón de la Plana que estuvieran presentes para recibir a las cortes de los pueblos y ausentarse al paso de las comisiones de gaiatas, que son “las de casa”. Pero el hecho de que Rafael Magdalena se presentara en el palco después de dejar la corte en casa revela algo que no se puede describir desde la política, sino desde la psicología.

Tal vez al año que viene la Corte de Segorbe vuelva a desfilar por la calle Mayor de Castellón de la Plana, fruto de un interés de corregir tan grave ausencia. Sin embargo, es posible que haya que incluir en la carroza segorbina un asiento principal por encima de la protagonista de las fiestas y curar así una necesidad incontrolable de postureo y protagonismo. Una lección básica en política es saber estar en cada sitio y saber cuándo se debe estar en cada momento. Al igual que alabo la presencia de un alcalde en un acto como el del día de la Provincia no puedo dejar de reprochar que en un acto de fiestas se ausente la reina y vaya el político.

Al mundo de las fiestas lo representan los festeros, esa gente que trabaja gratis todo el año para que los festejos locales salgan perfectamente y sentirse así orgullosos de su ciudad y ayudar a vivir el año especial de la reina y de su corte. Un alcalde ya es protagonista, con toda su corte en el salón de plenos, donde no le falta tiempo para hacer cualquier espectáculo que incluso atraerá más atención por su poder mediático, y además cobrando. Pero no se puede invadir ni sustituir a la gente de las fiestas por políticos. Cada uno tiene su lugar y a estas alturas de legislatura todo el mundo debería tenerlo claro.

FUENTE: www.diarimillars.es

No hay comentarios :

Se ha producido un error en este gadget.